LA CONQUISTA AMOROSA EN LA ANTIGUA ROMA: EL ARTE DE AMAR

Fuente: Artículo publicado por Juan Silveiro en el nº II de  la revista electrónica Grammaticus

Para abordar el tema de la relaciones amorosas en la antigua Roma nos valemos del texto de Ovidio Ars Amandi, que constituye una guía bastante completa sobre cómo elegir, conquistar y mantener el amor. Veamos algunos de los consejos

LA BÚSQUEDA DE UN AMOR

Dice Ovidio que los hombres han de buscar el objeto de su amor en cualquier parte: en los paseos, en el foro, en el teatro y, por supuesto, en los banquetes:

"...Dispone el vino los ánimos y los hace aptos para los ardores amorosos (...) Mas, en tal ambiente, no te fíes demasiado de la falaz lámpara: tanto la noche como el vino estorban para juzgar la hermosura..."

Por su parte, las mujeres no deben ocultarse, sino dejar que las vean en todas partes;  el nuevo amante puede aparecer tras cualquier esquina:

"...La multitud os es útil, hermosas mujeres: andad a menudo por ahí, fuera de casa. Adonde hay muchas ovejas tiende a ir la loba para apresar una... (...) Que la mujer bonita se dé también al pueblo para que la vean. Tal vea aquél a quien atraiga sea uno de entre la muchedumbre (...). Muchas veces en el funeral del marido se encuentra ya otro marido..."


EL ARTE DE LA CONQUISTA

Lo primero de todo es tener confianza en uno mismo:

"...Lo primero, invada tu mente la confianza de que a todas las puedes conquistar; las conquistarás (...). Hasta ésa de la que puedes creer que no quiere, querrá: el placer furtivo le agrada tanto a la mujer como al hombre..."

También debe el hombre cuidar su aspecto físico:

"...Agraden los hombres por su limpieza y corrección (...); que les caiga bien y esté sin manchas la toga; los dientes sin sarro; no tengas la boca maloliente y desagradable el aliento; ni hieras el olfato con olor a macho cabrío y a padre de rebaño..."

El hombre debe ser aseado, pero no excesivamente remilgado:

"...Mas evitad a esos hombres que hacen profesión de su elegancia y se sacan el tupé al peinarse; las cosas que os dicen se las han dicho a mil mujeres (...). ¿Qué hará una mujer con un hombre más afeminado que ella misma y hasta puede que también con más cortejadores?..."

La limpieza es necesaria en el hombre, para que no le ocurra lo que a un tal Emilio, al que el poeta Catulo le dedicó este duro poema:

"...No creo, válganme los dioses, que pueda establecer ninguna diferencia entre olerle la boca o el trasero a Emilio. Ni la una está más limpia, ni el otro más sucio, y, con todo, su trasero es aún más limpio y mejor, pues no tiene dientes, mientras su boca tiene unos dientes de pie y medio y unas encías como las de una caja de carro viejo, sin contar con una risa que recuerda la vulva, abierta por el calor, de una mula meando..."

La mujer no sólo debe ser limpia, sino también debe arreglarse muy bien:

"...La belleza es don divino; mas..., ¿cuántas pueden enorgullecerse de poseerlo? Gran parte de vosotras carece de él. Los cuidados os darán su apariencia (...). En cuanto te sea posible, oculta los defectos de tu cuerpo. Si eres de corta estatura, permanece sentada (no sea que parezcas estarlo aun poniéndote de pie), y estírate cuanto puedas al yacer en tu lecho (...). La que sea demasiado delgada póngase vestidos de grueso tejido (...); la pálida, tíñase el cuerpo con varas de púrpura; los pechos pequeños hágaselos resaltar con un corsé; la que el aliento le hieda, nunca hable estando en ayunas y manténgase siempre a distancia del rostro del hombre..."

Además del aseo personal, el hombre debe cuidar su forma de comportarse, y ser galante en todo momento, por ejemplo en el banquete:

"...Haz por coger tú el primero la copa que sus suaves labios hayan tocado, y bebe por la parte por donde la joven haya bebido; y cualquier manjar que con sus dedos hubiere rozado ella cógelo tú, y al cogerlo, procura algún contacto con su mano. (...) Y cuando, levantados los manteles, se retiren ya los convidados, el mismo barullo te dará ocasión de acercarte: incrústate entre la turba, y arrimándote ligeramente a la hermosa mientras anda, pellízcala en el talle con suavidad, toca su pie con el tuyo..."

Estas son las normas para los hombres; pero, ¿cómo debemos comportarnos las mujeres en el banquete?:

"...Llega con retraso y entra con gallardía hasta un sitio donde la lámpara quede detrás de ti: tardando, harás más grata tu venida, pues la tardanza es la mejor alcahueta: aunque seas fea, parecerás hermosa a los ya bebidos, y la misma noche con sus tinieblas disimulará tus defectos. Toma los manjares con la punta de los dedos, pues la manera de comer tiene su importancia; y no te embadurnes toda la cara con la mano sucia (...). Es más indicado y favorece más a las mujeres el beber (...). Mas atiende lo mismo a que tu cabeza resista y estén firmes tu ánimo y tus pies y no veas doble lo que es único. ¡Fea cosa una mujer que yace empapada en vino! ¡Se hace digan de que abuse de ella cualquiera!..."

En los momentos oportunos, los hombres no duden en recurrir a las lágrimas y a los besos:

"...Las lágrimas ayudan también: con lágrimas conmoverás al acero (...). Si te faltan las lágrimas -pues no siempre vienen a tiempo-, tócate los ojos con la mano ungida. ¿Y quién que sea entendido no mezclará besos a las palabras tiernas? Aunque ella no te los dé, arráncaselos tú no obstante. Quizá al principio luche y te diga «¡Sinvergüenza!»; pero aun mientras luche querrá ser vencida. Ten sólo cuidado de no lastimar con tus arrebatos sus tiernos labios, no sea que pueda quejarse de tu brutalidad..."

Pero, claro, también las mujeres somos astutas:

"...Haced -y es cosa fácil- que nos creamos amados (...). Mire la mujer con ternura al joven, suspire profundamente y pregúntele con ansias por qué viene tan tarde. Añádanse las lágrimas, y un fingido dolor a propósito de la rival, y el arañarle el rostro al hombre. Bien pronto se persuadirá hasta decir compadeciéndose: «¡La pobre, está loca por mí!»... Sobre todo si es presumido y le gusta mirarse al espejo, se creerá capaz de enamorar a las diosas..."

En los momentos críticos lo que hace falta al hombre es decisión y, si es preciso, el uso de la violencia:

"...¡Llámenlo violencia si quieres: es una violencia que agrada a las jóvenes! Lo que les gusta quieren muchas veces haberlo dado sólo contra su voluntad. Toda aquella que por un súbito arrebato de pasión es violada queda gozosa, y, para ella, esa maldad tiene la valía de un regalo. En cambio, la que pudiendo haber sido forzada escapó intacta, por más que simule alegría en el rostro, estará triste..."

Un último consejo: el hombre deberá siempre llevar la iniciativa:

"¡...Ah, demasiado creído de su guapura será el joven que espere que antes le ruegue la hermosa! Ataque primero el hombre. (...) Si adviertes, sin embargo, que con tus ruegos le entran ínfulas, deja el camino comenzado y vuélvete atrás: muchas desean al que las rehúye y aborrecen al que insiste con exceso..."

MANTENER EL AMOR

Una vez hayamos hecho la conquista, ¿qué debemos hacer para conservar el amor? Lo primero de todo es ser digno de ser amado:

"...Para que te amen, sé amable; lo cual no te lo dará solamente tu tipo o tu cara bonita. (...) Añade a los atractivos del cuerpo las dotes de tu ingenio. Frágil bien es la belleza, y a medida que pasan los años mengua y su misma duración la va consumiendo. (...) Sólo el espíritu permanece hasta la muerte..."

El hombre debe ser condescendiente con la amada:

"...Si tu amiga te contradice, cede (...). Haz por representar únicamente los papeles que ella te imponga. Cuando censure, censura tú; todo lo que ella apruebe, apruébalo; di lo que diga; niega lo que niegue. ¿Se ríe? Ríete con ella. Si llora, acuérdate de llorar...".

Por nuestra parte, las mujeres no debemos entregarnos fácilmente:

"...Lo que se da fácilmente, mal puede nutrir un amor duradero: a los alegres goces hay que mezclar alguna que otra repulsa (...). Lo empalagoso no lo soportamos; el apetito se nos excita con algún agrio jugo..."

Los halagos, aun fingidos, son también buenos para conservar el amor:

"...Pero, quienquiera que seas tú, que procuras conservar a tu querida, ingéniatelas de tal modo que te crea entusiasmado por su belleza. (...) Evitad sobre todo echarles en cara a las mujeres sus defectos (...). Llama morena a aquélla que sea por sangre más negra que la pez ilírica; si es bizca, dile que se parece a Venus; si de ojos amarillos, que a Minerva; llama esbelta a la que por su delgadez apenas se sostiene; di manejable a la que sea menuda, y llenita a la reventona, y ocúltese el defecto con la cualidad más cercana. Y no le preguntes por qué año va ni en qué consulado nació (...), sobre todo si ella no está en la flor de la edad y se le han pasado sus mejores tiempos y se quita ya las canas..."

Es fundamental ocultar bien las infidelidades:

"...Cuida de no regalar a una nada que pueda otra reconocer, y que tus culpables desahogos no sean a una hora determinada; y para que una mujer no te coja en los escondrijos que ella ya sepa, no te cites con todas en el mismo sitio. (...) Si algunas de tus hazañas, aunque las ocultes bien, llegan a descubrirse, por más patentes que queden, niégalas tú en todo momento..."

Es bueno, de vez en cuando, provocar los celos:

"...Haz, para recalentar su entibiado amor, que tema perderte y que las sospechas de tu traición la pongan pálida. (...) Si me preguntas cuánto ha de ser el espacio en que se queje con motivo, te diré que poco, no sea que dilatándolo su enojo cobre fuerzas. (...) Cuanto más se haya enojado, cuando parezca ciertamente una enemiga, pídele entonces negociar vuestras paces en la cama: se amansará..."

En la cama, donde habita la Concordia, también hay que saber comportarse:

"...No apresures el placer de Venus, antes al contrario, vete procurándolo poco a poco, retardando su término en lo posible. Cuando hubieres hallado aquellos sitios que a la mujer le gusta que le toquen, no te impida el pudor tocárselos. (...) Que la mujer sienta desfallecida el goce desde lo más hondo de sus médulas, y que la cosa agrade a los dos por igual. Y no cesen las palabras tiernas ni los placenteros murmullos, ni dejen de pronunciarse en medio de los deleites frases licenciosas. Tú misma, a quien la naturaleza no haya concedido sentir el placer, finge con algún son engañoso que experimentas los dulces goces (...). Cuida sólo, cuando finjas, que no se te note..."