GALA PLACIDIA: UNA PRINCESA ENTRE BÁRBAROS

Tras caer prisionera de los visigodos durante el saqueo de Roma del año 410, esta ilustre princesa romana, hija de Teodosio el Grande, tuvo un papel protagonista en el origen de la Cristiandad medieval.

Gala Placidia nació el año 392 en Constantinopla, hija de Teodosio I el Grande. En la noche del 24 de agosto de 410 los visigodos saquearon Roma, capturando y haciendo prisionera a la princesa. Conducidos por Alarico, los visigodos se apoderaron de un cuantioso botín que les permitió recuperar el control sobre sus tropas. Pero más importante fue la captura de Gala Placidia, que se convertía, así, en moneda de cambio entre los godos y el Imperio.

Pero Alarico fracasó en su intento de alcanzar África y pereció poco después. Su sucesor, el godo Ataúlfo, se dirigió al norte buscando refugio y contrajo matrimonio con la cautiva Placidia en Carbona, en el año 414.

Durante dos años establecieron su corte en Barcelona, donde nació su único hijo, Teodosio, al que le sobrevino una temprana muerte. Ataúlfo fue asesinado en 415 y Placidia devuelta a Roma, donde se casó pronto con el general que entonces acaparaba el poder en Ravena: Constancio. Tras dar a luz a la niña Honoria, al año siguiente nació Valentiniano, que sería proclamado emperador en Rávena. Las provincias occidentales atravesaban malos tiempos; el desorden y los abusos habían provocado un levantamiento que se extendía con rapidez. Además, se sucedían los conflictos religiosos y los vándalos campaban a sus anchas por Hispania. En estas circunstancias murió Constancio y, a continuación, falleció Honorario.

Posteriormente, Gala Placidia no pudo impedir que en 429 los vándalos se apoderaran del norte de África, por la traición de su antiguo aliado, el conde Bonifacio. En el 450 Placidia murió en Roma y fue enterrada en Rávena. Su hijo, el emperador Valentiniano falleció cinco años después, poniendo fin a la dinastía teodosiana. A lo largo de su vida, Gala Placidia contrajo matrimonio con dos reyes godos, motivo por el cual acaparó un enorme poder e influencia política. Pero, sobre todo, como regente del Imperio preparó el nacimiento de la Cristiandad medieval.

Fuente: History National Geographic