ENTREVISTA A LUISA MARTÍN, PROTAGONISTA DE "LAS HEROIDAS"

«Uno va al teatro a contagiarse de emoción».
«Estas cartas, como todas las escritas por mujeres a lo largo de los siglos, están unidas por la pasión»

La Universidad de La Rioja arranca hoy su Semana del Teatro con una invitada de lujo: la actriz Luisa Martín, que ofrecerá su obra 'Palabra de actriz' a las 21 horas en el Aula Magna del Edificio Quintiliano. En su lectura dramatizada de 'Las Heroidas' de Ovidio, el público logroñés podrá descubrir las cartas de amor de cinco heroínas de la mitología griega: Helena, Fedra, Cánace, Medea y Penélope...

-¿Cómo se introdujo en este proyecto de dar voz a estas cinco heroínas clásicas?

-Me lo propusieron y lo cierto es que me pareció una historia muy bonita. Conocer un poco la historia de las heroínas a través de sus cartas pero, sobre todo, meterme en la piel de sus propias emociones, de sus sentimientos, de una manera tan subjetiva como esta...

-¿Qué nexo de unión ha encontrado en las cinco protagonistas?

-La pasión por encima de todo, aunque creo que es un sentimiento común a los millones de cartas que hayan escrito las mujeres a lo largo de los siglos. Actualmente seguimos siendo igual de apasionadas. No se plasma como entonces en degollar o envenenar a nadie, pero la forma en que aman es la misma.

-¿De modo que para el público contemporáneo será asequible acercarse al mundo clásico de estas cinco mujeres?

-Eso es lo mágico del teatro. No por ser textos clásicos se van a entender menos. La gente va al teatro para sentirse contagiada de una emoción y por eso puede entender, por ejemplo, obras surrealistas, como las de Fernando Arrabal. Cuando comienza el espectáculo se crea un silencio respetuoso, y vas notando cómo se contagian de lo que se cuenta.

-De entre las cinco protagonistas de las cartas, ¿tiene predilección por alguna?

-Me gustan muchísimo todas, pero mi favorita es Cánace, que es la más desgarradora. Una de las cosas que mejor me definen es que soy muy madraza, y por eso he podido llegar a Cánace y alcanzar con ella el punto de emoción más álgido.

-'Palabra de actriz' se articula como una lectura dramatizada. ¿Ha generado eso más dificultades a la hora de preparar y defender el montaje?

-No han sido más dificultades que en otros proyectos. Sencillamente, en este me he dejado llevar. No me obsesiono por aprenderme más el texto a medida que voy haciendo funciones, simplemente lo leo. Me siento quizá, más libre, por no estar pendiente de memorizar, impostar... Es un espectáculo que requiere de gran libertad.

-¿Y para el público también es asequible escuchar esta lectura?

-Sí, creo que también lo es. En un momento dado, la obra se convierte en una especie de ceremonia y noto que la gente se va emocionando con el texto.

-¿Qué proyectos tiene en marcha?

-Me gustaría seguir muchísimo tiempo con 'Palabra de actriz', porque es una de las cosas más bonitas que he hecho, desde el punto de vista de belleza estricta. Continúo con 'El show de Kafka' -también de Pérez de la Fuente-, empiezo a grabar una serie y estoy en el proyecto de Juan Mayorga 'El arte de la entrevista' -programado para febrero en el Teatro María Guerrero.

Entrevista completa en elcorreo.com