LA TUMBA DE FILIPO II, REY DE MACEDONIA

En 1977, el arqueólogo Manolis Andronikos hizo un descubrimiento sensacional en la necrópolis real de Vergina: la tumba intacta de Filipo de Macedonia, padre del gran Alejandro.

Mucho se ha escrito sobre la muerte de Filipo II de Macedonia, padre de Alejandro Magno, y sin embargo, quedan aún cuestiones por resolver. Según los cronistas, en el día de la boda de su hija Cleopatra, un joven guardaespaldas del rey llamado Pausanias, con quien quizá Filipo había tenido algún affaire amoroso, se acercó a él ante la multitud y con su espada le asestó un golpe mortal. El asesino fue muerto rápidamente por los soldados que debían haber protegido al rey, y ello nos ha privado de conocer más detalles del crimen. El mayor beneficiario de este suceso fue el joven Alejandro, que había mantenido con su padre airadas discusiones relacionadas con las diferencias conyugales entre Filipo y su esposa Olimpia, madre de Alejandro. Por ello, hubo rumores que acusaban a madre e hijo de estar detrás del magnicidio. Pero las habladurías debieron durar poco: ante el cadáver de su padre, Alejandro fue reconocido como rey y cualquier acusación de asesinato suponía enfrentarse al nuevo soberano.

En cualquier caso, las inesperadas circunstancias del regicidio motivaron la necesidad de construir una tumba real con urgencia. Pese a las prisas, el mausoleo de quien había sido el más grande de los reyes de Macedonia tenía que ser excepcional y por ello se edificó en Egas (actual Vergina), ancestral capital macedonia en la que tradicionalmente se enterraba a los reyes. Pero con el tiempo, la gloria de Filipo se fue difuminando y hasta la misma Egas cayó en el olvido. Ni siquiera los saqueadores recordaban el lugar donde descansaba Filipo II. Hasta que en 1977, el silencio de la cripta se rompió cuando el arqueólogo Manolis Andronikos descubrió la sepultura del monarca... Sigue leyendo en National Geographic.

Compuesta por 313 hojas y 68 bellotas de oro, símbolo de Zeus, esta corona, que presentaba signos de haber sido quemada, se halló dentro del lárnax (caja funeraria) del rey. Este grabado recrea el asesinato de Filipo por Pausanias, uno de sus guardaespaldas, durante la boda de su hija Cleopatra con el rey de Epiro. Algunos vieron tras el crimen la mano de su esposa Olimpia e incluso de su hijo Alejandr Manolis Andronikos supervisa los trabajos de excavación del gran túmulo de Vergina, en cuyo interior se descubrió la tumba del rey filipo II.  Coraza hallada en la tumba de Filipo II tras su restauración. Estaba articulada en ocho puntos, rematada Filipo hizo de Pella la nueva capital de Macedonia en detrimento de Egas (Vergina). En Pella se han descubierto magníficos mosaicos que decoraban casas y palacios, como el de la imagen, con una escena de cacería.