VOLCÁN, LA MUERTE DE LOS MINOICOS