CALENDARIO ROMANO

ORIGEN DEL CALENDARIO ROMANO

Según la tradición romana, el origen del antiguo calendario se debió al primero de los reyes, Rómulo. El primitivo calendario tenía únicamente 10 meses, empezando en Marzo y terminando en Diciembre. El comienzo de los meses coincidía con la aparición de la luna nueva y su duración (la de los meses) era la del ciclo lunar: 28-29 días. Los nombres de los meses eran:

Martius: dedicado a Marte, protector del hombre romano, como agricultor y como soldado. Estas dos actividades tenían lugar en esta época del año

Aprilis: probablemente su nombre deriva del nombre etrusco de la diosa Afrodita. Como mes de la primavera estaba dedicado a la diosa Afrodita/Venus

Maius: dedicado a la diosa Maya, madre de Hermes/Mercurio, cuya fiesta se celebraba este mes.

Iunius: consagrado a la diosa Juno, esposa de Zeus/Júpiter, protectora de la mujer y del matrimonio.

Quintilis: quinto mes del año en el calendario primitivo, que pasó a ser el séptimo en el calendario republicano. A la muerte de Julio César se le dio su nombre a este mes (Iulius).

Sextilis: sexto mes en el calendario primitivo. En honor del emperador Augusto se cambió su nombre por el de Augustus.

September: Séptimo mes del año en el calendario primitivo

October: Octavo mes del año en el calendario primitivo

November: Noveno mes del año en el calendario primitivo

December: Décimo mes del año en el calendario primitivo

PRIMERAS REFORMAS DEL CALENDARIO ROMANO

Numa Pompilio, el segundo de los reyes, añadió dos meses nuevos, que fueron colocados al final del calendario, después de Diciembre.

Ianuarius: en honor a Jano, el dios de las dos caras, que preside el comienzo de todas las actividades.

Februarius: dedicado a Februo (Februus), dios de las ceremonias de purificación que se llevaban a cabo en este mes, para expiar las culpas y faltas cometidas a lo largo del año que acababa, y para comenzar el nuevo con buenos augurios.

Con esta reforma el calendario pasó a tener un total de 355 días, pero, aún así, el calendario lunar oficial seguía desfasado con el curso de las estaciones, basado en el ciclo solar. Como solución se optó por añadir dos meses, uno de 22 y otro de 23 días, cada cuatro años. A estos meses se les denominó Mercedonios o Intercalares.

En el año 153 a.C., con motivo de las guerras en Hispania, se adelantaron las elecciones a cónsules. Normalmente estas elecciones se celebraban al comienzo de año, en el mes de Marzo, y los consules elegidos daban nombre al año. Al adelantarse la fecha de elecciones y celebrarse éstas en el mes de Enero hubo que cambiar el comienzo del año en el calendario y a partir de entonces, el calendario y el año, comienzan en este mes.

REFORMA DE JULIO CÉSAR

Julio César en el año 46 a.C hizo venir a Roma al sabio Sosígenes, astrónomo de la Biblioteca de Alejandría, que adaptó el calendario romano al curso solar, tomando como base la medida del tiempo que en Egipto se llevaba usando siglos. Con esta reforma el calendario quedó compuesto por 365 días y 6 horas acumulativas.

Las seis horas restantes se reunían cada cuatro años constituyendo un nuevo día que se añadía a Februarius: el día 24 febrero (ante diem sextum Kalendas Martias) se repetía, de ahí que se llamara ante diem bis sextum Kalendas Martias.

Cuando César murió en el año 44 a.C., se le concedio el honor de cambiar el nombre del mes de su nacimiento, Quintilis, por el suyo (Iulius), pasando a denominarse desde entonces Iulius. Tras la muerte de Augusto, el Senado decretó también el cambio de nombre al mes de Sextilis por el de Augustus, que pese a no era el mes del nacimiento del primer emperador, sí fue en el que consiguió sus mayores victorias militares. Para que no fuera inferior al mes dedicado a Julio César, se decidió que la duración del mes fuera igual a la del mes anterior, es decir, 31 días, y para evitar que hubiera tres meses seguidos con la misma cantidad de días, se varió la de los meses posteriores, quedando como los conocemos hoy en día.

CALENDARIO ACTUAL

El calendario establecido por Julio César fue reformado por el Papa Gregorio XIII en el siglo XVI; lo primero que hace es eliminar los diez días que se llevaban de error, para lo cual establece que al día 4 de octubre de dicho año, le siga el 15 de octubre. Los días de la semana se respetaron, es decir que al 4 de octubre que era jueves, le siguió el l5 de octubre, que fue viernes.
Además y para evitar que se siguiera acumulando ese error de 11 minutos cada año, elimina tres días cada cuatrocientos años, estableciendo para ello que aquellos años acabados en dos ceros, en que las centenas no fueran múltiplos de 4, dejaran de ser bisiestos. Así pues de los siguientes años, que serían bisiestos por ser múltiplos de cuatro, sólo quedarían como bisiestos los señalados con rojo: 1600 1700 1800 1900 2000 2100 2200 2300 2400, etc.

Con estas modificaciones, el error quedaba sólo en 1 día cada 4000 años. Este calendario fue adoptado oficialmente de manera inmediata por todos los países católicos (entre ellos Espańa) y a lo largo de los siglos por otros muchos países.

Nota curiosa: Santa Teresa de Jesús murió el día 4 de octubre de 1582 y la enterraron el día 15 del mismo mes, y auque parece que estuvo diez días sin enterrar, como vemos le coincidió su muerte con la reforma gregoriana y la enterraron al día siguiente de morir.

FECHAR EL AÑO

En la época monárquica (753 a.C. – 509 a.C.) se toma como referencia el año de la fundación de Roma: año 509 de la era cristiana = 244 ab urbe condita (desde la fundación de Roma)

A partir del comienzo de la República, con la instauración del consulado (anual y colegiado), se fecha mediante los nombres de los consules de ese año. Para ello se exponía una lista con los nombres de las parejas de cónsules que habían desempeñado esa magistratura: 509 a. C.= 244 ab urbe condita = Iunio Bruto et LucioCollatino consulibus ( siendo cónsules Junio Bruto y Lucio Collatino)

También a partir de la época republicana se puede fechar tomando como año 1 el año de comienzo de la República. Se pone el año seguido de expresión “post reges exactos” (”desde la expulsión de los reyes” que tuvo lugar en el año 509 a.C. y dió paso a la República.): 509 a. C = 244 ab urbe condita = I. Bruto et L. Collatino consulibus = año I post reges exactos

NOTA CURIOSA: Actualmente estamos en el año 2009 de la Era cristiana, o también:
Anno MMDCCLXII ab urbe condita
Praeside Iosepho Ludouico Sutore
Iohanne Carolo I rege

LOS DÍAS: LA FECHA

En cada mes había tres fechas fijas en torno a las cuales se articulaban los demás días. Estas tres fechas eran:

Kalendae: el día 1 de cada mes
Nonae: el día 5 de los meses de Enero- Febrero- Abril- Junio- Agosto - Septiembre- Noviembre y Diciembre y el día 7 de los meses de Marzo-Mayo- Julio y Octubre
Idus: día 13 de los meses de Enero-Febrero-Abril-Junio-Agosto-Septiembre- Noviembre y Diciembre y el día 15 de los meses de Marzo-Mayo-Julio y Octubre.

Estas tres fechas fijas se expresaban con el nombre de la fecha seguido del nombre del mes, ambos en caso ablativo plural (terminado en -ibus (3ª declinación) o en -is (1ª declinación):
Kalendis Ianuariis - Nonis Aprilibus - Idibus Decembribus .

El día anterior a cada fecha fija se indicaba con la expresión pridie seguido del nombre de la fecha fija y el mes ambos en caso acusativo plural: (Esta terminación es -es para la 3ª declinación: el nombre del mes termina distinto de -us; y -as para la 1ª declinación: el mes termina en -us): Pridie Kalendas Ianuarias - Pridie Nonas Iulias - Pridie Idus Decembres

El día siguiente a una fecha fija se indicaba con la expresión postridie seguida del nombre de la fecha fija y el mes ambos en caso acusativo: Postridie Kalendas Martias - Postridie Nonas Octobres - Postridie Idus Maias.

Para los restantes días del mes se contaban los días que faltaban desde el día que se quería señalar hasta la siguiente fecha fija –de ese mes o del siguiente- y se empleaba la expresión ante diem seguida del numeral –tertium, quartum, quintum, sextum, septimum, etc- más el nombre de la fecha fija de referencia y el del mes ambos en caso acusativo. En el cómputo de días se tiene en cuenta tanto el día que se quiere señalar como el de la fecha fija de referencia:
Ante diem tertium Kalendas Decembres = 29 de Noviembre
Ante diem septimum Idus Maias = 9 de Julio.
Al contar los días es fácil equivocarse. Ellos tenían en cuenta las dos fecha, la del día a numerar y la fecha fija de la que partían (ante diem VII nonas Maias es el séptimo día antes del 15 de Mayo, ppara nosotros siempre parece haber dos días de diferencia porque al numerar no contamos ni el día 15 ni el día en el que estamos contando, es decir el 9 de Julio..)