RECOPILACIÓN DE GRAFFITI POMPEYANOS (lugar donde se encontró y traducción)

Aunque los graffitis amorosos son los más comunes podemos encontrar ejemplos de todo tipo, desde simples firmas hasta caricaturas de personajes célebres, pasando por citas de obras célebres, listados de productos y precios, e incluso dibujos de escenas gladiatorias con los nombres de los luchadores y sus triunfos en la arena. Tan frecuentes eran que en la Basílica de Pompeya apareció la siguiente inscripción: “Me admiro, pared, de que tú no hayas caído en la ruina, sustentando los tedios de tantos escritores“. Además, en las fachadas de tiendas y viviendas eran tan abundantes que las inscripciones eran constantemente borradas por los dealbatores (blanqueadores), aunque pronto se cubrían por otras nuevas.

He aquí una recopilación de ellos con la cita del lugar y la traducción.

Lugar Inscripción
En la entrada de la Basílica Vida mía, mi delicia, vamos a retozar un poquito. Imaginemos que este lecho es un campo llano.
En la Basílica ¡Salud al que ame; muerte al que no sepa amar!
Taberna de Verecundo Restituta, quítate la túnica y muestra tus peludas partes
Burdel de Innulus y Papilio Llorad, chicas. Mi pene ha renunciado a vosotras. Ahora perfora el trasero de los hombres. Adiós, maravillosa feminidad
Bajo un dibujo de un hombre con nariz grande, en casa de Citharis Amplicatus, sé que Icaro te sodomiza. Salvio lo escribió.
En el vestíbulo de la casa de Cuspio Pansa El oficial de finanzas del emperador Nerón dice que esta comida es veneno.
En el bar de Prima Severus escribe:
“Successus, un tejedor, ama a Iris, la esclava del posadero, pero ella no le ama, sin embargo, él le pide que le quiera por compasión. Su rival ha escrito esto. Adiós”
Successus contesta a continuación
“Envidioso, ¿porqué te entrometes? Ríndete a un hombre más guapo y de mejores maneras y que está siendo tratado injustamente”
A lo que Severus responde a continuación
“He hablado y escrito todo lo que hay que decir. Tú amas a Iris, pero ella no te quiere”
En el vestíbulo de la casa de Menandro Cuando vayas a Nuceria, busca a Novelia Primigenia, en la puerta de Roma, en el distrito de las prostitutas.
A la izquierda de la puerta de Volusus Iuvencus Secundus saluda a Prima, allá donde esté. Te pido, señora mía, que me ames.
En el bar de Astylus Los amantes son como abejas. Viven una vida dulce de miel.
En el bar de Atthicus Me follé a la camarera.
En las barracas de gladiadores Floronius, soldado privilegiado de la Séptima Legión, ha estado aquí. Las mujeres no supieron de su estancia. Solo seis mujeres lo conocían, muy pocas para semejante semental.
En las barracas de gladiadores Antiochus disfrutó aquí, con su novia Cithera.
Casa de Pascius Hermes A quien defecó aquí. Ten cuidado con esta maldición. Si la ignoras, tendrás a un Júpiter enojado como enemigo.
En un muro de la calle Teophilus, no hagas sexo oral con chicas en los muros de la ciudad, como los perros.
En la casa de Caecilius Iucundus Quienes aman, que florezcan. Que perezcan quienes no aman. Que mueran dos veces aquellos que prohiben el amor.
En la puerta de Vesubio Defecador, que todo te salga bien para que te puedas marchar de aquí.
En las barracas de los gladiadores Julianus/Claudius Cedlanus, el gladiador de Tracia, es la delicia de las chicas.
En la calle Mercurio Publius Comicius Restitutus estuvo justo aquí con su hermano.
En el poblado de Scienziati Cruel Lalagus, ¿por qué no me amas?
En la casa de Orpheus He sodomizado a los hombres.
En el atrio de la casa de Pinarius Si alguien no cree en Venus, debería mirar a mi novia.
En la casa de los mercaderes Vibii Atimetus me dejó preñada.
En el bar de Hedone Puedes tomar una bebida aquí por solo una moneda. Por dos, un vino mejor y por cuatro monedas, uno de Falerno
En la casa de Caprasus Primus No vendería a mi marido ni por todo el oro del mundo.
En el lupanar Aquí me follé a muchas chicas.
En el lupanar El 15 de junio, Hermeros folló con Filetero y Caphisus
En una habitación pequeña de un posible burdel Vibius Restitutus durmió solo aquí y echó a faltar a su querida Urbana
En el pasillo del teatro Methe, la esclava de Cominia, de Atella, ama a Chrestus. Que la Venus de Pompeya les sea propicia y puedan vivir siempre en armonía.
En la basílica Un pequeño problema se hace grande si se ignora.
En la basílica Epaphra, estás calva.
En la basílica Oh, muros! Habéis aguantado tantos grafitis aburridos, que me asombra que no os hayais derrumbado.
En la pared de una habitación Lancen gritos de dolor, mujeres; quiero sodomizar
En la pared de la casa del médico Ojalá pudiera tener tus tiernos brazos rodeando mi cuello y librar besos de tus tiernos labios. Muchas veces yo, despierta a altas horas de la noche, desamparada, me decía a mí misma: muchos a los que la Fortuna ensalza luego de repente los abate y pisotea. De igual modo tan pronto como Venus une a los enamorados el día los separa.
En una columna Que intente encadenar a los vientos e impida brotar a los manantiales el que pretenda separar a los enamorados.
En la entrada de una casa Todo enamorado es un soldado
En una pintura en la que figuran dos patos Los que se aman llevan, como las abejas, una vida melosa. (Otra mano comenta) ¡Cuánto me gustaría a mí! (Otro también añade) Los enamorados carecen de penas.
En la basílica Tú, en verdad, me guías. (Más abajo) Cuando escribo me dicta Amor, y Cupido guía mi mano. ¡Ay! ¡Que me muera si quisiera ser un dios sin ti!
En una columna Con el embrujo de tus ojos me has hecho arder de pasión, y ahora das rienda suelta a las lágrimas por tus mejillas, pero las lágrimas no pueden apagar mis llamas. (Otra mano)Los vecinos se ven obligados a intervenir en el incendio porque las llamas podrían propagarse rápidamente.
Sobre el fogón de un panadero Aquí habita la felicidad (un falo)
Diversas paredes del lupanar Soy tuya por dos ases de bronce.
Lais chupa por dos ases.
Félix chupa por un as.
Esperanza, de complacientes maneras, nueve ases.
En el estuco de una puerta Considera atentamente esta adivinanza de Epafra: lo meto en un lugar negro, lo saco rojo
En la panza de un cántaro antes de cocerlo Quienquiera que hace el amor con chicos y chicas sin límite ni medida no administra bien su dinero
Debajo de un falo en bajorrelieve Cuando me da la gana, me siento en él.
En la pared de una caupona (tienda donde se servían vinos) Estabilio Borracho dice de su taberna: aquí, por la calidad de los vinos, acabas, de las tetas de Venus, por mamar“.

Fuentes: Terrae Antiquae y Blog de Ana Vázquez

2 Comentarios:

Anónimo dijo...

muchas gracias por este blog tan maravilloso. Quería hacer una consulta, ¿existe alguna buena edición crítica bilingüe de los grafitos pompeyanos? Si no es al español, traducidas al francés, al inglés o al italiano... Muchas gracias.

Ángeles dijo...

Los textos latinos los encuentras en el Corpus Inscriptionum Latinarum: Vol. IV: Inscriptiones Pompeianae, Herculanenses, et al.

Acerca de las traducciones y comentarios puedes encontrar información aquí

- Ph. R. Kirkpatrick, Pompeian graffiti, American Classical League, 1980.

- E. Montero Cartelle, Grafitos amatorios pompeyanos. Priapeos. La velada de la fiesta de Venus, Madrid, Gredos, 1990.

- V. Väänänen, Le latin vulgaire des inscriptions pompéiennes, 2ª ed., Berlín 1966.

- R. E. Wallace, An Introduction to Wall Inscriptions from Pompeii and Herculaneum; Introduction. Inscriptions with Notes. Historical Commentary.Vocabulary, Wauconda, Bolchazy-Carducci Publishers, 2005.