LOS TRABAJOS DE HÉRCULES

Hércules se dirige a la corte del rey Pelias de Yolco para enseñar a Ifito, hijo de Pelias,  el uso de las armas. La hermosa hija de Pelias, la princesa Iole, narra a Hércules la llegada de su padre al poder y la historia del robo del vellocino de oro. En la ciudad muchos sospechan del rey Pelias, pues creen que éste ha conseguido el trono mediante el fratricidio. Poco a poco Hércules y Iole se sienten atraídos  y  surge el romance entre ellos. Mientras tanto Pelias se siente desafíado, ya que su poder es puesto en duda al no poseer el vellocino de oro, por lo que envía a los argonautas, entre ellos Hércules, a recuperarlo.