CASANDRA

Entrada  publicada por Silvia, Elizabeth y Tatiana, 1º Bachillerato 

Casandra era la hija de Príamo y Hécuba, los reyes de Troya.  Algunas leyendas dicen que ella y su hermano gemelo, Heleno, habían sido lamidos de niños por una serpiente y que por ello tenían el don de la profecía. No obstante, la versión más extendida de la leyenda nos cuenta que el dios Apolo, enamorado de ella,  le ofreció el don de la profecía a cambio de un encuentro carnal, pero la joven, una vez iniciada en el arte adivinatorio,  se negó a cumplir su parte. Apolo, furioso, le escupió en la boca y  la maldijo condenándola a ser tomada por loca y  negándole el don de la persuasión de manera que nadie creyera en sus palabras. 


Fresco, arte romano, Pompeya, año 20-30 d.C. Casandra, en el centro, predice la caída de Troya, ante Príamo, sentado a la izquierda y Paris, que lleva en su mano la manzana de la discordia. Hay un tercer guerrero presente, apoyado en su lanza, quizá Héctor.

Casandra es conocida por sus predicciones en los momentos cruciales de Troya: en primer lugar cuando ella predice que Paris traerá la ruina a la ciudad y también le salva la vida al reconocerlo como hijo de Príamo; más adelante, cuando Paris trajo a Helena a Troya, advirtió que la catástrofe y la desgracia se cernirían sobre la ciudad, pero todos la tomaron por loca y la despreciaron; también se opuso junto a Lacronte a que se introdujera el inmenso caballo de madera, conocedora de que era una trampa y el escondite perfecto de los guerreros griegos; una vez más fue tomada por loca. 


Espejo de mano, bronce, arte etrusco, s. III a.C. Paris, buscando refugio en el altar, es reconocido por Héctor y Casandra, quienes lo amenazan.

Uno de los guerreros griegos que entraron en Troya escondidos en el caballo, Ayax, quedó deslumbrado ante su belleza. Casandra , al saberse perseguida por él y sabiendo que no iba a ser creída, corrió a refugiarse en el templo de Atenea, donde fue violada por el guerrero. Tras este hecho, la estatua de la diosa de la sabiduría empezó a retumbar; varios troyanos llegaron y al contemplar como temblaba furiosamente la escultura de Atenea y ver a la pobre Casandra ultrajada con sus ropajes rasgados, mataron a Ayax lapidándolo.


Posteriormente cuando los aqueos se repartieron el botín, Casandra fue entregada a Agamenon que se enamoró apasionadamente de la joven. Cuando Agamenon regresó a Micenas acompañado de Casandra, su esposa Clitemnestra  acaba con la vida de ambos, tal y como la joven troyana había vaticinado en vano.